• fr
  • en
  • es

APARATOS AUDITIVOS

Aide auditive
Anatomía del sistema auditivo

Anatomía del sistema auditivo

schema_pavillon2_ESPschema_pavillon2-(1)_ESP
  • Oído externo
  • Oído medio
  • Oído interno
  • El oído externo capta las ondas sonoras (las vibraciones del aire) por el intermediario del pabellón, luego se encaminan a través del conducto auditivo hasta el tímpano.
  • El oído medio se compone de la membrana timpánica (el tímpano) y del trío (martillo, yunque, estribo) que constituye la cadena de los huesecillos. En primer lugar, los sonidos provenientes del oído externo hacen ligeramente vibrar la membrana timpánica, y luego los huesecillos concentran y amplifican la energía sonora adaptando su impedancia para poderla trasmitir a la ventana vestibular, frontera del oído interno.
  • El oído interno está constituido de líquido en el cual, bajo el efecto de la ventana vestibular, se propagan las « ondas » que estimulan las células ciliadas (al interior de la cóclea), las cuales a su vez generan impulsos eléctricos. Las transmisiones nerviosas obtenidas de esta forma vienen transmitidas a las 30 000 y pico fibras nerviosas que constituyen el nervio auditivo, que a su vez las encaminan hasta los centros auditivos corticales del cerebro.

El cerebro

Ese sin quien nada sería audible para nosotros…

El cerebro « auditivo » lleva a cabo un trabajo muy específico de desciframiento y de interpretación de los impulsos neuroeléctricos.

 

Es ahí que se opera la metamorfosis de las transmisiones nerviosas en sonidos perceptibles y comprensibles por el ser humano.

 

Por eso nos vemos en la suma necesidad de preservar la cualidad de transmisión de las señales de información, sea por una buena higiene sonora cuando aún no existe lesión, sea beneficiando de un aparato auditivo cuando ya hay deficiencia auditiva.

 

Tipos de perdidas auditivas

Tipos de perdidas auditivas

La pérdida auditiva de trasmisión

La pérdida auditiva de trasmisión se caracteriza por una lesión del oído externo o del oído medio. Los sonidos no llegan correctamente hasta el oído interno. En caso de disfunción temporánea, este tipo de pérdida auditiva se suele tratar con medicamentos o con una intervención quirúrgica.

 

Las causas principales son :

Un traumatismo del oído externo La obstrucción del conducto auditivo por cerumen u otros obstáculos indeseables Las otitis La otosponjosis La perforación de la membrana timpánica Las malformaciones congénitas o las consecuencias de un parto difícil.

 

La pérdida auditiva de percepción o neurosensorial

(esto incluye todas las lesiones de la cóclea y del sistema integrador de trasmisión hasta el córtex incluido)

La pérdida auditiva neurosensorial representa la mayoría de los problemas auditivos y encuentra generalmente su origen en la vejez de nuestro cuerpo, aunque también puede ser causada por traumatismos sonoros, medicamentos ototóxicos, otitis o factores congénitos.

 

Como causas prenatales, se pueden considerar las infecciones virales, la prematuridad, los traumatismos de nacimiento debidos a un parto difícil, las malformaciones congénitas o los factores hereditarios.

 

En estos casos, las capacidades auditivas están afectadas porque las células ciliares de la cóclea están lesionadas y no trasmiten correctamente los impulsos neuroeléctricos al cerebro por el nervio auditivo que se encarga de hacer la metamorfosis de la señal de origen en sonidos perceptibles y comprensibles por el ser humano.

 

La pérdida auditiva retro-coclear

Se caracteriza por una lesión de las vías nerviosas.

 

La pérdida auditiva central

Se distingue por un ataque de los centros nerviosos de la audición.   Cuando los dos tipos de perdidas, la de trasmisión y la de percepción, coexisten, se habla de « pérdida auditiva mixta ».

 

Clasificación de las sorderas

Clasificación de las sorderas

CLASIFICACIÓN AUDIOMÉTRICA DE LAS DEFICIENCIAS AUDITIVAS
Según los trabajos de la OIAF (OFICINA INTERNACIONAL DE AUDIOFONOLOGIA)

(En Bélgica : BIAP – BUREAU INTERNATIONAL d’AUDIOPHONOLOGIE)

Sociedad científica fundada por orden del Rey de los Belgas el 24 marzo 1967

Audición normal o subnormal

La pérdida tonal no supera los 20 dB. Llegado el caso, puede tratarse de una ligera deficiencia tonal sin incidencia social.

Deficiencia auditiva ligera

La pérdida tonal media está comprendida entre 21 y 40 dB. El paciente percibe correctamente las palabras si están dichas en voz normal, pero las percibe difícilmente si están dichas en voz baja o lejana.

 

Deficiencia auditiva media

Del primer grado : la perdida tonal media está comprendida entre 41 y 55 dB.

Del segundo grado : la perdida tonal media está comprendida entre 56 y 70 dB. El paciente percibe correctamente las palabras si se habla en voz alta. Comprende mejor si mira a quien habla. El paciente percibe todavía algunos ruidos o sonidos familiares.

 

Deficiencia auditiva severa

Del primer grado : la perdida tonal media está comprendida entre 71 y 80 dB

Del segundo grado : la perdida tonal media está comprendida entre 81 y 90 dB. El paciente percibe correctamente las palabras si se le habla en voz muy alta y cerca de su oreja. El paciente percibe los ruidos o sonidos fuertes.

 

Deficiencia auditiva profunda

Del primer grado : la perdida tonal media está comprendida entre 91 y 100 dB.

Del segundo grado : la perdida tonal media está comprendida entre 101 y 110 dB.

Del tercer grado : la perdida tonal media está comprendida entre 111 y 119 dB. El paciente no percibe ninguna palabra, y solo los ruidos o sonidos muy poderosos.

 

Deficiencia auditiva total – Cofosis

La perdida tonal media es de 120 dB. El paciente no percibe ningún sonido.

 

Escala de sonidos percebidos

Escala de sonidos percebidos

NIVELES SONOROS POR FUENTE DE RUIDO expresado en decibeles (dB)

  • Proximidad de un cohete al despegue
  • Avión al despegue
  • Nivel percibido por el tirador durante la detonación de un arma de fuego
  • Umbral de audición dolorosa
  • 105 dB Limite autorizado en discoteca para los sonidos en continuo
  • 85 dB La tenencia de protecciones auditivas se vuelve obligatoria al trabajo
  • 60 a 65 dB conversación en voz normal
  • 20 a 30 dB Estudio de grabación
  • 5 dB Nivel percibido al caerse un alfiler sobre el solado
UMBRALES de PELIGRO
  • Nivel sonoroTiempo maximo de exposición
  • 100 dB 15 minutos
  • 91 dB 2 horas
  • 88 dB4 horas
  • 85 dB8 horas

Fuente HCSP

 

Comprender el chequeo auditivo

Comprender el chequeo auditivo

Noción de límite de la audición

Para ser audible, la frecuencia de un sonido debe de estar comprendida entre 16 Hz y 20 000 Hz (para los bebés) y más generalmente 16 000 Hz para los pacientes adultos.

 

Debajo de 16 Hz, se trata de infrasonidos que no son percibidos por el oído humano pero que pueden aún inducir efectos fisiológicos sobre el organismo.

 

Más allá de 16 000 Hz, entramos en el mundo de los ultrasonidos, demasiado altos para despertar una sensación auditiva.

 

La audiometría tonal preliminar

La audiometría tonal es un examen subjetivo que permite evaluar la agudeza auditiva. Para conseguirlo, utiliza sonidos puros que le permiten determinar el umbral de audición (ósea el nivel más bajo al cual el sonido es percibido, para cada una de las frecuencias respectivamente controladas),  y se practica según dos modos: En conducción aérea con la ayuda de un casco puesto sobre las orejas, y en conducción ósea por intermediario de un vibrador colocado al nivel  de la mastoides.

 

Schéma fréquences

Las frecuencias normalmente
sometidas a una prueba se esparcen de 125 Hz (graves)
hasta 8000 Hz (agudos).

 

En el gráfico aquí debajo han sido representados los valores correspondientes a :

 

  • – audiometría tonal de referencia
  • – audiometría tonal de un paciente con deficiencia auditiva
  • – umbral subjetivo de molestia de referencia
  • – umbral subjetivo de molestia del paciente sometido a prueba

 

La audiometría tonal supra-liminar – Umbral subjetivo de molestia

La audiometría tonal supra-liminar permite estudiar la dinámica y la selectividad frecuencial y temporal del oído gracias al uso de sonidos puros a un nivel superior al del umbral de audición.

 

Este nivel dicho de molestia se precisa como el nivel acústico a partir del cual la sensación auditiva se vuelve intolerable.

 

Tal medida nos sugiere (en el ámbito de los aparatos auditivos) los parámetros que necesitaremos tener en cuenta cuando haremos los ajustes para preservar la integridad de la dinámica del paciente.

La audiometría vocal

La audiometría vocal es un examen indispensable que completa las informaciones dadas por la audiometría tonal.

 

En efecto, donde la audiometría tonal indica solo los umbrales absolutos de percepción de sonidos, la audiometría vocal nos da información sobre la comprensión del lenguaje (inteligibilidad) así como sobre la discriminación (capacidad a distinguir fonemas).

 

La audiometría vocal se practica haciendo repetir al paciente listas de palabras generalmente disilábicas (Fournier), monosilábicas (Lafont) o « Broosma » destinada más particularmente hacia los niños.

 

La respuesta obtenida será preponderante en dar indicaciones y permitir de escoger los aparatos adecuados y también en ayudar al diagnóstico de ciertas patologías retro-cocleares, como por ejemplo el Schwannoma vestibular (neurinoma).

 

Audiométrie vocale

 

En el gráfico aquí debajo han sido representados los valores correspondientes a :

  • – audiometría vocal de referencia

  • – audiometría vocal de un paciente con deficiencia auditiva

 

Los aparatos auditivos

Los audífonos

La corrección de una deficiencia auditiva tiene numerosos aspectos y parámetros, que sean de orden acústico, fisiológico, personal o profesional.

 

Nuestra ambición y nuestro compromiso son de responder específicamente y con la misma deontología a cada solicitud de nuestros clientes, haciendo por tanto que cada aplicación de aparatos auditivos sea única.

 

Es con este sentido de respeto y de profesionalismo que trabajamos cotidianamente defendiendo los valores de ética a los cuales adherimos, sin que nada pueda alterarlos.

 

Usted nos confía uno de sus sentidos más delicados. Confíen en que juntos, conseguiremos restaurarle.

 

Les proponemos audífonos que unen las tecnologías más avanzadas en el mundo con un diseño innovador.

 

Cualquier deseo por aparatos auditivos debe imperativamente estar precedido por una consulta de un médico ORL que determinará el tipo y el grado de vuestra pérdida auditiva y que se asegurará que nada se opone a prescribiros los audífonos.

 

Una de las funciones del audioprotesista es también de compartir con el público su experiencia en materia de información y de prevención sobre los trastornos de la pérdida de audición.

 

Por este motivo practicamos gratuitamente chequeos de evaluación de vuestro capital auditivo (*).

 

 

 

(*) los chequeos auditivos preventivos sin carácter medico se hacen únicamente con cita

 

Protecciones auditivas & dispositivos particulares

PROTEGER SU AUDICIÓN ES PRIMORDIAL, OIR ES ESENCIAL

Cualquier sean las situaciones sonoras para las cuales sea menester atenuar los sonidos ambientes (por ejemplo la práctica de un deporte mecánico, una actividad profesional en sitios ruidosos, el placer de un concierto o el irse a cazar…) o neutralizar los efectos indeseables de variaciones de presión (al momento del despegue o del aterrizaje en avión), o proteger sus tímpanos (al bañarse) o también permitir de volver a encontrar un sueño tranquilo…

 

Existe una solución apropiada de protección del oído que permite conjugar resultado y bienestar.

 

 

solution_confort-en

 

Para preservar lo mejor posible vuestro capital auditivo, Hearing Institute of Resources os propone un surtido de protecciones auditivas cien por cien hechas a la medida o bien estándar, especialmente estudiadas para vuestras actividades.

 

Las consecuencias de la exposición al ruido son numerosas y pueden ser a veces irreversibles. Aquí tienen algunos síntomas y manifestaciones frecuentemente observados que traducen una sobreexposición al ruido.

 

  • – Trastornos gastrointestinales
  • – Estrés, de todo tipo hasta la depresión
  • – Perdida de oído
  • – Acufenos
  • – Hiperacusia
  • – Perdida de equilibrio

 

 

Volver arriba